Cada día más loco ... pero no boludo

Hace unas horas, conversaba por teléfono con un amigo entrañable, con el cual intercambiamos de vez en cuando alguno que otro e-mail. Mi amigo, inteligente como pocos y militante (de la vida, de las convicciones, de la filosofía y de la política), me comentaba que se viene de retirar de la política. Convinimos en que antes de la palabra "política" van unos paréntesis. Y dentro de los paréntesis, un "no". Por favor, compongan ustedes la frase completa y verán que adecuada es la construcción.

Me comentó que estaba recorriendo mi blog y que pensaba, al hacerlo, "el colorado está cada vez más loco". Yo le respondí con el diálogo entre el loco y el que había perdido las tuercas, ese diálogo que termina con el loco diciendo: "yo seré loco, pero no boludo".

Mauricio Macri va a gobernar Buenos Aires


Por cuatro años. En una de las ciudades más ricas del hemisferio sur, con un ingreso per cápita semejante al de países desarrollados. Lo votaron los más ricos, las clases medias y los trabajadores. Seguramente, todos por motivos diferentes.

Mauricio Macri podría ser peronista

Probablemente Macri ya sepa cantar la Marchita.

Y está lleno de cabecitas que lo votan.

¡Ganó en todos los barrios de la ciudad, incluyendo los barrios donde hay una clara mayoría de clase trabajadora, como Lugano, Soldati, Pompeya y Barracas!

Después de todo, gente muy diferente ha cantado la marchita: yo mismo me la sé casi de memoria. Y como yo, la cantan o la cantaron: casi todos los funcionarios del actual gobierno nacional y de la mayoría de los gobiernos provinciales; Duhalde y casi todos sus funcionarios; Menem y la gran mayoría de sus funcionarios; Cafiero cuando fue gobernador de la provincia de Buenos Aires e ídem. La canta la casi totalidad de los sindicalistas. La cantaron Victorio Calabró, Isabel Perón, Lorenzo Miguel. Mario Firmenich, José López Rega, el Coronel Osinde, mi mamá y sus hermanos.

Claro que sí: lo nuestro (lo de los peronistas) ha sido, es y será un gran cambalache.

Lo interesante del presente es que ahora tenemos más tiempo. Y entonces, mientras todos unidos cantamos la marchita, podemos empezar a diferenciarnos

Los genes de mi abuelito

Un periodista del diario "El Mundo” de Madrid escribió una nota con el título de “Lo genético siempre perdura: El abuelito de K”.

El abuelito de K, de acuerdo con la interpretación que hace el periodista de lo que dice Osvaldo Bayer en su libro, era «Proxeneta, usurero, confidente y zángano de la colmena social». Debemos tener en cuenta también que las iniciales del abuelito eran KK.

Pues bien:
  • Mi abuelito (cuyas iniciales eran IR) medía 1.50. Pero yo mido 1.70.
  • Mi abuelito era analfabeto. Pero yo he escrito miles de páginas.
  • Mi abuelito era campesino. Pero yo soy antropólogo.
  • Mi abuelito era judío practicante. Pero yo soy ateo.
  • Mi abuelito tuvo un hijo socialista (mi papá). Pero yo no tengo un hijo socialista.
  • Mi abuelito era tonto, según me dijo el papá de una novia mía, que a su vez era hijo de un vecino de mi abuelito. Pero ningún padre de una novia de un nieto mío le ha dicho que yo soy o era tonto.
  • Mi abuelito tenía peones (y seguramente obtenía plusvalía de su trabajo, de acuerdo con Carlos Marx). Pero yo no tengo peones, ni ningún asalariado, y entonces no obtengo plusvalía del trabajo de nadie.
  • Mi abuelito tenía como auto-identificación discursiva de género una heterosexualidad furibunda, como la de la casi totalidad de los varones de su época. Yo, políticamente correctísimo entre los de mi generación, emito como discurso al respecto una sonrisa canchera.
  • Mi abuelito hablaba idisch mejor que el castellano. Yo hablo castellano mejor que cualquiera de las otras lenguas que puedo hablar. De idisch sé decir: "goische cop", "idische cop", "tuges", "guefilte fish, "aguitionte" y "aguitiur".
  • Mi abuelito tenía una chacra de unas cien hectáreas. Pero yo tengo un terreno de cinco metros por treinta metros.
  • Mi abuelito tuvo una sola esposa. Pero yo voy por la tercera.

Entonces, si el autor del artículo en el diario "El Mundo" de Madrid no está equivocado, y "lo genético siempre perdura" , IR, al que yo siempre creí mi abuelito, no debe ser mi abuelito.

Si alguien conoce a mi verdadero abuelito, le agradeceré cualquier noticia que me puedan dar al respecto.

Negros de mierda

Esta es música que sale al aire por la radio. ¿Es racismo? ¿Es ironía? ¿Es anti-racismo irónico?

DETRÁS DE UN LARGO MURO: las "villas miseria" en el cine

En 1958, el Director de cine argentino Lucas Demare estrena esta película, que instala en el imaginario social un tema que acababa de ser explorado, en la literatura, por el novelista Bernardo Verbitzky, en "Villa Miseria también es América", publicada en 1957.

La literatura y el cine se adelantan así, en casi quince años, al interés que recién a partir de principios de los '70, exhiben en el tema de los asentamientos obreros espontáneos las ciencias sociales, especialmente la antropología urbana, a partir del trabajo pionero de Hugo Ratier , "Villas y villeros", publicado en 1971 por el Centro Editor de América Latina.