En el 2006 estuvimos mucho mejor que en el 2003

Y seguramente los números del 2007 van a ser mejores todavía.

A Cristina Fernández de Kirchner le toca atacar el problema de la inequidad.

Aunque le sigan denunciando a los funcionarios, como a nuestro actual Presidente Néstor, eso no importa. Importaría si los funcionarios no acompañaran un proceso de transformación para reecuperar los niveles de justicia y equidad sociales perdidos.

Eso no pasa. Entonces, que los funcionarios y ex funcionarios vayan a la justicia. Después de todo, es una muestra de calidad institucional la independencia de los 3 Poderes.

Un buen plan estratégico tiene que empezar distinguiendo los grandes problemas a resolver. Y el de la inquidad es uno de los mayores. La corrupción es un problema importante. Pero su aspecto más grave, al que hay que atacar estratégicamente, no es la corrupción en sí misma, sino las decisiones corruptas. Las decisiones que no toman en cuenta el interés general sino el de actores particulares: el interés de los corruptores y el de los corruptos.

No hay comentarios.: