El Sandinismo y el fundamentalismo ponen fin a 100 años de protección a la salud y la vida de mujeres con embarazos riesgosos

Según Clarín de ayer (
http://www.clarin.com/diario/2006/11/19/elmundo/i-03301.htm), en una nota basada en información de AP y EFE, el Poder Legislativo de Nicaragua acaba de aprobar una Ley que modifica al Código Penal y convierte en delito el aborto terapéutico, que había estado despenalizado desde hace 100 años. Es decir que las madres que, en riesgo de su vida por el embarazo, se hagan interrumpir el embarazo, así como los médicos y auxiliares de la medicina que practiquen dicha interrupción, y otras personas que participen en tal práctica, serán condenadas a penas de prisión. Las madres recibirán condenas de cuatro a ocho años: por intentar proteger su propia vida y su salud.

La noticia me deja perplejo. No entro en el debate sobre si el aborto quita la vida o no a un ser vivo. Pero, si en un homicidio practicado en legítima defensa (es decir, para evitar ser dañado por un agresor que en ese caso resulta muerto) no hay pena para el homicida, ¿como puede ser castigada con prisión una mujer que interrumpe su embarazo para proteger su salud y, eventualmente, su vida?


Pero no todos el mundo parece pensar así. Según una fuente religiosa nicaragüense (http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=14629) el diputado Carlos Wilfredo Navarro, del oficialista Partido Liberal Constitucionalista, calificó como "criminales" a todos los que se oponen a la nueva ley.
“Son personas que promueven el aborto criminal, llámense como se llamen. Nadie puede quitarle la vida a nadie, ni un abogado, ni un juez, ni un médico, ni siquiera los organismos internacionales. Solo Dios, y esa es la posición de nosotros”, declaró Navarro a BBC Mundo.

Hace unas semanas, decenas de miles de personas marcharon por las calles de Managua para defender la vida de los no nacidos y llegaron hasta la sede de la Asamblea Nacional, donde el Presidente del órgano, el sandinista René Núñez, ofreció reformar el Código Penal para prohibir todo tipo de aborto en el país.
"Nos comprometemos con ustedes, con los obispos y la
Iglesia Católica de Nicaragua y con los pastores de la iglesia evangélica, a buscar el camino más rápido que en este caso sería la reforma al Código Penal vigente", sostuvo Núñez en las afueras del Congreso.

No hay comentarios.: