Oswald Menghin


los nazis en la antropología argentina
(y en otros lugares)

Hace un rato recibí un mensaje con un texto de un antropólogo argentino (quien estudió en la UBA unos diez años antes que yo) acerca de Oswald Menghin, un austríaco que enseñó arqueología en Argentina en las décadas de 1950 y 1960. El texto está en http://www.daia.org.ar/pdfs/21/Testimonio.pdf ). Cuenta que Menghin fue Ministro de Educación de su país, durante el breve período en que tuvo un gobierno pro-nazi, inmediatamente antes de su anexión a Alemania, en 1938. El relato es claro y su sustrato es fuertemente consistente con las miradas estudiantiles de la época: una perspectiva anticolonialista y antiimperialista, enfrentando a un cuerpo docente supuestamente imbuido de una mirada teórica procolonial (y entonces, imperialista). Yo estudié antropología en la Universidad de Buenos Aires entre 1972 y 1975 y participé activamente de esa perspectiva. Para entonces, Menghin no daba clases, si bien sus trabajos de investigación (y su mirada teórica, el difusionismo) estaban instalados en la enseñanza de la prehistoria, aunque de una forma para nada hegemónica. Por ejemplo, enseñaba (e investigaba) prehistoria Ciro René Lafón, un antropólogo adherente al modelo teórico del relativismo cultural y que era un nacionalista en la línea de FORJA y simpatizante del peronismo (ver Visacovsky 2002, Santiago Bilbao: por la ruta del Folklore a la gestión desde el Estado, en Etnia, 44-45: 122-152, http://www.olavarria.gov.ar/etnia/Etnia44-45.pdf).

En ese entonces, yo escuché también que Menghin había sido Ministro de Educación en Austria. Es curioso: un joven docente de antropología "peronista de izquierda" me contó entonces que Menghin no había participado de la barbarie nazi. Por el contrario, había ayudado a estudiantes judíos a escapar. Lo que acabo de hacer es la transcripción de mi recuerdo de un relato, sobre cuya veracidad no puedo abrir ningún juicio, así que, en ausencia de otro dato, es posible que el relato sea verídico o no; o incluso, que Menghin haya sido un antisemita (aunque un discurso antisemita en la Europa controlada por los nazis no debería ser considerado como prueba suficiente de una práctica cómplice del holocausto: me imagino que Schindler tenía un discurso antisemita).

Otro asunto es la crítica a la mirada colonialista a Menghin. Lo raro hubiera sido que un intelectual europeo de la primera mitad del Siglo XX tuviese una mirada anti-colonialista. El propio Carlos Marx (que vivió unos sesenta o setenta años antes que Menghin) opinaba que la colonización británica de la India era un progreso histórico. Es decir, que el imperialismo colonial -en este caso, el inglés, que luego duró en la India hasta mediados del siglo XX- era una cosa buena para las colonias, porque aceleraba el curso del progreso histórico. Si esto decía un alemán judío revolucionario de izquierda -en este caso, el paradigma del revolucionario de izquierda- durante la segunda mitad del siglo XIX, ¿por qué le pediríamos una mirada ditinta a un austríaco no-judío, filo-nazi y anexionista a Alemania de la primera mitad del siglo XX? Ahora, otro tema es si participó (o no) en la barbarie del holocausto. Y otro tema también es si es cierto o no lo que contaba mi informante (izquierdista y peronista) de los '70, según el cual Menghin ayudó a alumnos judíos a escapar de la barbarie nazi.

2 comentarios:

Ricardo Alvarez dijo...

Querido Mario: Nunca se sabe lo que va a pasar cuando se convoca a Mnemosine...yo te diría que,ya que estamos, hablemos un poquito de Lafón ,porque yo me acuerdo muy bien del día en que arrancó un cartel de homenaje a Evita de la puerta del aula de la calle Moreno y,no contento con romperlo,lo pisoteó. Quizás después haya visto la luz...como cuentan que le pasó a San Pablo pero me parece(no conozco ningún texto,quizás exista)que nunca se hizo la autocrítica.Esto lo señalo porque la historia de la antropología en la Argentina(que no es "este país")está bastante en pañales porque hay muchos que prefieren olvidar ciertas cosas(como Yaciretá..)No se me ocurre defender a Menghin,entre otras cosas porque me acuerdo que no le entendía casi nada en sus clases en el galpón del patio y ,lo que mas me acuerdo fué que echó de una clase a una comañera por comer un sangucho, sin importarle que venía de pelarse el alma y ...tenía hambre.

Mario Rabey dijo...

Hola Ricardo, qué bueno encontrarte en mi blog, en medio de los saludos de fin de año. Ya que estamos en tren de recuerdos, me da gusto decir que mi primer recuerdo tuyo no es de un contacto personal. Hacia fines de 1972 o principios de 1973, algún compañero o compañero de la carrera de Antropología en la UBA me pasó un ejemplar de aquella memorable revista que vos hacías, "Antropología y Tercer Mundo". ¿Conservás ese material? En tren de contribuir a esa historia de la antropología en la Argentina (todavía en pañales, como vos decís, y aparentemente en pañales bastante gorilas), sería muy interesante recuperar esos materiales (y otros) y publicarlos en la Web.